Wednesday, March 01, 2006


VESTIR... PARA VIVIR.
Por Gonzal OM ontoya

Mi primer pensamiento acerca de escribir de la moda surgió cuando me invitaron al cocktail de apertura para el evento Días de Moda (2DM) en el Hotel Sheraton donde se dieron cita diseñadores para dicho evento. Yo estaba en la barra de bebidas pensando en los $175.00 del Valet Parking (Thanx a lot) mientras mis ojos no perdían detalle de 2DM entre patrocinadores, modelos, prensa y las verdaderas estrellas: Los diseñadores, mi mente seguía en como demonios iba a pagar mi AMEX y la nueva sala que había comprado.
Sin percatarme cambie mi vodka por un caballito de tequila y entonces pensé ¿Vodka? ¿Tequila? ¿Qué tan importante es la moda en México? ¿La seguimos como una Biblia? ¿Acaso todas las mexicanas mueren por unos Jimmy Choo como Sarah Jessica Parker? ¿Todos prefieren lo macrobiótico en vez de una quesadilla de chicharrón? ¿América-Chivas u Otoño Invierno? ¿La virgen Maria o Donatella Versace?

Recordé entonces que un amigo reprobó su materia de guionismo cuando escribió un cortometraje titulado “Buscando mis Manolo Blahnik” con el argumento que no tenia.. ¡Un argumento! ¿Es eso la moda? ¿Un invento sin argumento? ¿Acaso es mentira de cómo te ven te tratan? So pena pero la moda es simplemente La vieja y nueva religión 4-ever.

Siempre existirá una lista VIP en un elegante restaurante, atravesando una velvet rope del antro más exclusivo de la ciudad o incluso en fiestas privadas. Pero si hay algo más importante que un VIP esa es la deseada lista A, esta sólo guarda espacio para unos pocos mortales (aunque parezcan no serlo): Productores, Directores, Actores, Actrices como Gwyneth, Bellas modelos, agentes literarios, Presidentes de publicaciones periodísticas, bailarines, directores de castings, editores, fotógrafos, Adrien Brody e incluso J-Lo (Don´t be fooled by the rocks that she got).. y por supuesto la gente que los valida ante los ojos de los demás para demostrar al mundo lo exitosos y bellos que son: Los Diseñadores.
Los diseñadores son artistas, crean una imagen en sus mentes que convierten en verdaderas obras maestras para luego venderlas en miles de dólares, algunas veces estúpidamente criticados por ello. Pero si ustedes están enfermos acuden al doctor, si están en problemas legales van con un abogado, ¿necesitan una casa? Contraten un arquitecto, entonces ¿por que no comprar diseños de profesionales para vestirse? ¿Por que no acudir con Vera Wang o con Stella McCartney? Ellas saben, entienden, comprenden, viven y mueren para la moda, para que ustedes mortales luzcan como estrellas de Hollywood mientras viven en este mundo lleno de terrorismo, hambre y guerra. ¿Cappice?

Ayer un amigo me dijo que estaba enamorado, inocentemente le pregunte de quien, él contestó: De una gabardina Helmut Lang. ¿Todos somos fash victims?, muy a nuestra manera pero los somos: Al ver un traje Ermenegildo Zegna, unos zapatos Miuccia Prada, unas gafas Gucci, una mascada Hermés, un Narciso Rodríguez o Yves Saint Laurent ¡Y que me dicen de las bolsas Louis Vuitton! ¿Lo ven? Todos andamos en el mismo camino, incluso el Papa, el Sub Marcos, los huicholes, Drácula, Fox con sus botas y hasta Martha Sahagún.
Estamos rodeados de moda gracias a diseñadores famosos y no tan famosos ¿Qué están usando en este preciso momento? Lo que sea alguien lo tuvo que haber diseñado ¡Las cosas no aparecen y desaparecen por que sí! Al menos no desde el sexenio de Salinas. ¿Qué hubiera sido de la humanidad sin diseñadores? ¿Andaríamos desnudos? Es por eso la existencia de los diseñadores To be or not to be? ¿Qué sería de la red carpet sin un Issey Miyake? ¿Sin Jean Paul Gaultier? ¿Qué dicen de Balenciaga? ¿Se imaginan una revista sin adds de Ralph Lauren? ¡Vamos! A nadie le importa si Salma o Nicole se gana el Academy Award ¡Queremos ver quien viste Christian Lacroix Couture! O si a Björk se le ocurre volverse a poner el famosísimo vestido de cisne de Marjan Pejoski.Si algo es verdad es que día a día los mexicanos están interesados en lucir mejor. Algunos recurren a auto transformarse con escasos recursos, otros con tarjetas de crédito concurren a la tienda de Roberto Cavalli en Mazaryk para darse esa validación que todos hasta cierto punto necesitamos, obviamente lo que sucede después es mucho peor, el momento aquel en que llega el estado de cuenta, y todos los recibos que hay que pagar.

En 2DM después de cuatro, (si creo que cuatro), tequilas, reconocí a un sado, que había visto en aquel lugar que no quiero ni recordar, esta vez perfectamente vestido en un Hugo Boss, me di cuenta de la verdad: Clothes mean everything. ¿Sería el mismo efecto de este sado en Boss que Azalia ex big brother en Badgley Mischka y zapatos Miu Miu?

Me enfrente entonces a la gran verdad: los trapos que usamos no definen quienes somos si no quienes queremos ser en ese momento. La moda es como el vestuario de un artista, como la membresía a un club, a ese al que pertenecen todos aquellos a los que les gusta, que los llena vestirse bien. El vestirnos nos da poder, posición, autoestima, y por su puesto, muchas envidias. Isn’t that great ???!!!.

La moda se dicta en las Prediction Factories, que son compañías dedicadas a crear tendencias, ellos son quienes realmente dicen lo que esta in y lo que esta out, aun la Reina Isabel, les rinde pleitesía a esas grandes empresas, que nos dice que usar, comer, la dieta, el estilo, y no me refiero a la Vanity, o a la Cosmo, me refiero a estas empresas que nos tienen literalmente de las bolas. Aun cuando haya guerras golpes de estado, manifestaciones, bombas atómicas, la moda siempre seguirá siendo el refugio.
¿Si la moda es predecible, entonces, nosotros también? ¿Que nos queda entonces?, ¿Leer las revistas, o ver las señales? Si, of course somos producto de los medios, somos ratas de laboratorio, somos quienes probamos en nuestros cuerpos y maneras de vivir, lo que las grandes industrias quieren, y ¿saben que?, lo irónico, estúpido y educativo, es que nos encanta, de pies a cabeza, por dentro y por fuera, volvemos a la lista A, todos en algún momento, en el momento en el que la moda nos gusta, en el momento en el que cambiamos las quesadillas de los sábados por la comida Yang. Cuando dejamos el gimnasio por el Pilates, cuando no sabemos en quien creer y rogamos a Sheeba, krishna, Maria Félix, Buda, Dios, la Virgen, Madonna y todas las demás, en ese momento nos damos cuenta de que somos fash victims de los diseñadores que dictan el fash.
Que nice, hasta algo gore, ser victimas, la moda se vuelve nuestro fetiche y nuestra vida gira alrededor de ello, del cuerpo perfecto, de la vida perfecta, del beauty power, y finalmente de no tener un plan de vida pero si el vestido para vivirla.

6 comments:

tremas said...

¡¡¡me encanto el artículo!!!.... el acercamiento a la moda desde un punto de vista semiótico, con todos los códigos (con sus signos y símbolos derivados) y entendidos mas que culturales, si no mas bien antropológicos siempre me apasionara...
¿es malo ser un fashion victim? no, desde mi punto de vista es como el "sadomasoquismo" (mona analogía), mientras estés conciente en donde se encuentra el limite entre la diversión perversa y la franca y absoluta autodestrucción, todo esta bien... ¡¡¡uno debe tener palabras de seguridad para todo hoy en día!!!...
La moda segrega ... podrán rebatir algunos, pero seamos francos y sinceros, ¿que no es lo que segrega en este mundo? todo en esta vida es un gheto, el grupito en el trabajo ("los de sistemas son así") las profesiones (nosotros los contadores somos de este modo) el grupo de amigos ("ósea, onda que no cambio a mis amigos por nada") ... incluso los pretendidos anarquistas y paladines de la libertad poseen este rasgo ( "ves lo que tengo, nunca lo tendrás si no sigues mis caminos").... ósea, ¡hasta las milicias de Madonna!
Los humanitos desconsolados y sorprendidos, gimen y lloran en este valle de lagrimas "Entonces no hay manera de ser verdaderamente libre", no queridos míos, no se me confundan, el libre albedrío es la capacidad de elegir con sabiduría y conocimiento de causa a que circulo, cárcel, feto, asociación, agrupación u organización paramilitar uno se va a adscribir...
Ah, y si , soy fashion victim (últimamente en un sentido mas platónico, ¡esto de la crisis esta cabrón!)

dave said...

i never leave my house without my ferragamos!!


esta bueno el articulo, buen conocimiento de diseñadores, me siento right at home

aaahhh


thanks for the visit

Marco3D said...

Muy cierto... the clothes mean EVERYTHING!

Gonzalo, me encanta esta segunda versión de trashyBlog! Felicidades! Por cierto, échate una vuelta por mi antro, hay una petición just for you....

Shubidubi Boy said...

Aah.. ahora entiendo porque no te actualizabas. Veo que te has mantenido ocupado. Saludos.

Ultraviolet said...

fashion victim??!!! pues en alguna ocasión todos hemos caido...
Si que escribes un buen....

santino said...

¡Muy buen post!